El nacimiento de un niño es motivo de alegría e inquietud. La mayoría de las mujeres dan a luz entre la semana 38 y 42 de su embarazo. Sin embargo, no es posible saber exactamente cuándo comenzarán los dolores de parto. El nacimiento por lo general ocurre 2 semanas antes o después de la fecha estimada.

Este Folleto le ofrece información sobre lo siguiente:

  • Qué Preguntas debe hacer para planificar el nacimiento de su bebé
  • Cómo identificar los síntomas de que está próxima a dar a luz
  • Cómo saber si lo que sientes son los verdaderos dolores de parto

Aunque no es posible saber exactamente cuándo comenzarán los dolores de parto, puede estar lista si sabe qué esperar

 

Hacer Planes:

 

Cuando planifica el nacimiento de su bebé, puede tomar medidas para que su parto sea más fácil. Es importante hacer las siguientes preguntas a su equipo de atención de salud antes de la fecha de parto:

  • ¿Cuándo debo llamar a mi médico?
  • ¿Cómo puedo comunicarme con el médico o la enfermera después del horario de atención al público?
  • ¿Debo ir directamente al hospital o llamar primero al consultorio?
  • ¿Debo hacer algo especial cuando comiencen los dolores de parto?

 

Antes de ir al hospital, tiene que pensar en muchas cosas. Es muy probable que una vez que comiencen los dolores de parto no tenga tiempo, por eso es mejor hacer planes por anticipado:

  • Distancia— ¿A qué distancia está del hospital?
  • Transportación— ¿Hay alguien que la pueda llevar o tiene que llamar a alguien?
  • Hora del día— Según donde vive, ¿tardará más en llegar durante el horario pico, comparado con otras horas del día o de la noche?
  • Arreglos en su casa— ¿Tiene que llevar a sus otros niños a la casa de una niñera o tiene que hacer otros arreglos especiales?
  • Arreglos en el trabajo— ¿Tiene un plan para que otra persona atienda sus tareas en el trabajo y para informar a sus compañeros cuándo ha dado a luz?

 

Es una buena idea hacer un recorrido previo al hospital para ver cuánto tarda. Planee una ruta diferente para llegar al hospital en caso de que haya demoras en la ruta habitual.

 

Cómo comienzan los dolores de parto

 

Nadie sabe exactamente qué da inicio a los dolores de parto, si bien es posible que los cambios hormonales desempeñen un papel importante. La mayoría de las mujeres se dan cuenta cuándo han comenzado los dolores de parto, pero a veces es difícil saber con exactitud. Cuando comienzan los dolores de parto, el cerviz se abre (se dilata).

El útero, que es músculo, se contrae a intervalos regulares. Cuando se contrae, el abdomen se endurece. Entre las contracciones, el útero se relaja y se ablanda. Incluso asta el comienzo de los dolores de parto y durante el comienzo del parto, el bebé continuara moviéndose.

Otros cambios también pueden ser una señal de que han comenzado los dolores de parto (Tabla 1). Puede o no sentirlos antes de que comience el trabajo de parto.

 

Comparación de los dolores de parto con síntomas “falsos”

 

Es posible que sienta síntomas “falsos” que no indican el comienzo del parto, contracciones irregulares del útero, antes de que comiencen los dolores “verdaderos”. Estos síntomas reciben el nombre de contracciones Braxton Hicks. Son normales pero a veces pueden ser dolorosas. Con frecuencia se sienten más al final del día.

 

Tabla 1. Síntomas de que han comenzado los dolores de parto

 

Síntoma: Siente que el bebé está más bajo

Lo que es: Distensión abdominal. Esto ocurre cuando la cabeza del bebé se asienta más profundamente en su pelvis.

Cuando sucede: Una semana a unas horas antes de que comiencen los dolores de parto.

 

Síntoma: Mayor secreción vaginal (transparente, rosa o con rastros de sangre)

Lo que es: Secreción. Un tapón de secreciones se ha acumulado en el cerviz durante el embarazo. Cuando el cerviz se dilata, el tapón es empujado hacia la vagina.

Cuando sucede: Varios días antes de que comiencen los dolores de parto o al comienzo del parto.

 

Síntoma: Descarga de flujo acuoso de la vagina, suave o intensa.

Lo que es: Ruptura de membranas. El saco lleno de fluido que rodea al bebé durante el embarazo se rompe (se “rompe la bolsa de agua”).

Como sucede: Desde varias horas antes de los dolores de parto hasta cualquier momento durante el parto.

 

Síntoma: Patrón de calambres regulares que se perciben como un dolor de espalda agudo o dolores menstruales.

Lo que es: Contracciones. El útero se contrae y relaja. Las contracciones aumentan a medida que progresa el parto y puede causar dolor cuando el cerviz se abre y el bebé pasa atreves del canal de nacimiento.

Cuando sucede: Al comienzo de los dolores de parto

 

Tabla 2. Diferencia entre dolores de parto y síntomas “falsos”

 

Tipo de cambio: Tiempo entre una contracción y otra.

Dolores de parto “falso”: Las contracciones por lo general so irregulares y no muy cerca unas de otras (llamadas contracciones de Braxton Hicks).

Dolores de parto verdadero: Las contracciones ocurren a intervalos regulares, y con el tiempo, se acercan más unas de otras. Durante aproximadamente de 30 a 70 segundos.

 

Tipo de cambio: El dolor cambia si se mueve o adopta otra posición

Dolores de parto “falsos”: Las contracciones pueden desaparecer cuando camina o descansa o incluso desaparecer cuando cambia de posición

Dolores de parto verdadero: Las contracciones continúan a pesar de que se mueva

 

Tipo de cambio: Intensidad de las contracciones

Dolores de parto “falsos”: Por lo general, son leves y no se intensifican (pueden ser fuertes y después débiles)

Dolores de parto verdadero: Aumenta en intensidad de manera constante

 

Tipo de cambio: Dolor de las contracciones

Dolores de parto “falsos”: Por lo general, se sienten solo adelante

Dolores de parto verdadero: por lo general, comienzan en la espalda y pasan a la parte de adelante

 

Es difícil diferenciar los dolores de parto de los síntomas “falsos”. En la tabla 2 se enumeran algunas diferencias entre los dolores de parto y otros síntomas. Por lo general, las contracciones falsas son menos regulares y no tan fuertes como los dolores de parto. A veces la única manera de saber la diferencia es a través de un examen vaginal para detectar cambios en la cerviz que indica el comienzo del parto.

Un buen método para identificar los dolores de parto verdaderos es calcular el tiempo entre una contracción y otra. Observe cuánto tiempo pasa desde el comienzo de una contracción asta el comienzo de la siguiente. Anote los tiempos durante una hora. Puede resultar difícil tomar el tiempo con precisión si las contracciones son leves. Si piensa que tiene dolores de parto, llame al consultorio del médico o al hospital.

 

Debe llamar o ir al hospital si siente cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Se rompe la bolsa de agua, aunque no tenga contracciones
  • Está perdiendo sangre de la vagina (no secreciones con rastros de sangre)
  • Tiene dolor agudo y constante, sin alivio entre las contracciones
  • Siente que el bebé se está moviendo con menos frecuencia

 

Finalmente…

Está por vivir un momento muy importante en su vida. Aunque no es posible saber cuándo comenzarán los dolores de parto, puede estar lista si sabe qué esperar. Si esta preparada le será más fácil relajarse y concentrarse en el nacimiento de su bebé cuando llegue el momento.

 

 

Cesárea

La manera natural de que nazcan los bebés es a través de la vagina de la madre. A veces, sin embargo, no es posible. En estos casos se realiza una operación cesárea. La cesárea consiste en el nacimiento del niño a través de una incisión (corte) quirúrgico efectuada en el abdomen y en el útero.

Este folleto le ayudara a comprender:

  • Cuándo puede se necesaria una cesárea.
  • En qué consiste.
  • Qué sucede una vez que nazca el niño

Existen muchas razones por las cuales la cesárea puede ser la mejor manera de que usted dé a luz.

 

Razones para practicar una cesárea

 

Existen muchas razones por las cuales la cesárea puede ser la mejor manera de que usted dé a luz. Puede que sea la manera menos riesgosa tanto para usted como para su bebé. El nacimiento por cesárea se puede planificar con anticipación cuando se sabe que existen ciertos problemas. A veces, se toma la decisión de practicar una cesárea durante el parto cuando surgen problemas.

 

Un bebé de gran tamaño

 

Algunas veces el bebé es demasiado grande para pasar sin problemas a través de la vagina de la madre y los huesos que la rodean (pelvis). Eso se conoce en medicina como desproporción cefalopélvica. Las mujeres que padecen de ciertos problemas de salud, como diabetes, tienden a tener bebés grandes. Los bebés grandes también nacen hoy debido a una mejor nutrición.

 

Embarazo múltiple

 

Las mujeres que tiene dos bebés o más pueden necesitar que se les practique una cesárea. Si bien muchas mujeres que tiene mellizos pueden dar a luz por la vagina, el riesgo aumenta con el número de niños.

 

El parto no avanza

 

Aproximadamente un tercio de las operaciones cesáreas se practican debido a que le parto se detiene. Puede que las contracciones no abran el cuello del útero lo suficiente para que el bebé pase por la vagina. Otras veces el medico puede acelerar con medicamentos si avanza lentamente. El parto puede avanzar lentamente antes de que sea evidente que se ha detenido. Debido a esto, los médicos pueden esperar varias horas antes de decidir que se necesita una cesárea.

Preocupación por el bebé

 

El bebé podría tener problemas durante el parto y necesitar nacer por cesárea. Una de las razones es si el cordón umbilical está retorcido o no fluye suficientemente sangre hacia el feto desde la placenta. El monitoreo fetal puede detectar si la frecuencia cardíaca es normal. Si no se puede corregir este problema, puede ser necesario practicar una operación cesárea.

 

Problemas con la placenta

 

La placenta previa es un problema en el cual la placenta esta por debajo del bebé y cubre parte o totalidad del cuello del útero. Esto bloquea la salida del bebé desde el útero. Otro problema que puede surgir es el desprendimiento de placenta (abruptio placenta). En este caso la placenta se separa antes de que nazca el bebé, lo que corta el flujo de oxigeno al bebé. Ambos problemas pueden causar profusas hemorragias.

 

Problemas de salud

Las mujeres que padecen de ciertos problemas de salud tienen más probabilidades de necesitar dar a luz por cesárea. Por ejemplo, si una mujer tiene diabetes o presión alta, el parto vaginal puede ser riesgoso. Si la madre padece de una infección de herpes activa en las genitales, también puede ser necesaria una cesárea.

 

Cesárea previa

 

A veces, el haber tenido una cesárea anteriormente pueda hacer necesario practicar nuevamente una cesárea. No obstante, muchas mujeres que han tenido hijos por cesárea en el pasado pueden intentar dar a luz por vía vaginal. Existe un cierto riesgo de ruptura del útero con el parto vaginal si se ha tenido una cesárea previa, y para algunas mujeres no es una buena opción.

Al decidir si puede da a luz por vía vaginal después de haber tenido una cesárea, unos de los factores a considerar es el tipo de incisión que se hizo en el útero –no la incisión en la piel—en la cesárea. A veces, se usa una incisión vertical y ello aumenta el riesgo de que se rasgue o reviente la cicatriz.

 

El procedimiento

 

En la mayoría de los hospitales, su compañero de parto puede quedarse con usted en la sala de operaciones durante la cesárea. Esto depende de si estará despierta durante la cirugía y de cuán urgente es la operación. En algunos casos, la cesárea se practica de emergencia y no hay tiempo de prepararse con anticipación. El hospital y su personal están equipados para responder rápidamente a sus necesidades.

 

Preparación

 

Antes del parto por cesárea, la enfermera la preparará para la operación. Puede que le den un medicamento para ayudar a secar las secreciones de la boca y de las vías respiratorias superiores y a reducir la acidez estomacal. Le lavarán y podrían rasurarle el vientre.

Le colocarán un catéter (sonda) en la vejiga. Mantener la vejiga vacía reduce las probabilidades de lesionarla durante la cirugía. Le colocarán una sonda intravenosa en una vena del brazo o de la mano. Esto permitirá administrarle líquidos y medicamentos durante la operación.

 

Anestesia

 

Le darán anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Le darán anestesia general, un bloqueo epidural o bloqueo espinal. Si se usa anestesia general, no estará despierta durante el nacimiento.

El bloqueo epidural adormece la mitad inferior del cuerpo. Se aplica una inyección en un espacio de la columna vertebral en la parte baja de la espalda. Se podrá insertar una sonda en este espacio para que se pueda seguir administrando droga mas adelante si es necesario. De ese modo, usted no necesitará otra inyección, y el bebé estará expuesto a la menor cantidad de droga posible.

El bloqueo espinal es similar al bloqueo epidural. También adormece la mitad inferior del cuerpo. Se lo administra de la misma manera, pero la droga es inyectada directamente en el líquido cefalorraquídeo.

El tipo de anestesia a de ser utilizado depende de muchos factores, incluyendo su estado de salud y el del bebé. El médico le hablará sobre los distintos tipos de anestesia y tendrá en cuenta sus deseos.

 

Nacimiento

 

El médico le practicará una incisión en la piel y en la pared abdominal. Se le hará otra incisión en la pared del útero. La incisión en el vientre puede ser transversal (horizontal) o vertical, justo por encima de la línea del vello del pubis. La incisión en la pared del útero puede ser transversal o vertical.

Siempre que sea posible, se prefiere la incisión transversal porque se efectúa en la parte baja y más delgada del útero y sangra menos. También se cierra con una cicatriz más fuerte. A veces, sin embargo, es necesario hacer una incisión vertical—por ejemplo, si tiene placenta previa o si el bebé se encuentra en una posición inusual.

El bebé nace a través de estas incisiones, se corta el cordón umbilical y se extrae la placenta. Se cierra el útero con suturas que se disuelven en el cuerpo en el cuerpo. Para cerrar la herida de la piel se usan puntos o grapas.

 

La incisión practicada en la pared uterina para el parto por cesárea puede ser transversal (izquierda) o vertical (derecha). El tipo de incisión efectuada en la piel puede no ser el mismo tipo de incisión practicada en el útero.

 

Complicaciones

 

Como cualquier operación de importancia, la cesárea implica ciertos riesgos. Estos problemas ocurren en un pequeño porcentaje de mujeres y por lo general son tratados con facilidad:

  • El útero, los órganos situados cerca de la pelvis o la incisión en la piel se puede infectar.
  • Puede perder sangre, a veces los suficiente como para requerir una transfusión.
  • Puede que se le formen coágulos en las piernas, en los órganos de la pelvis o en los pulmones.
  • Se pueden lesionar los intestinos o la vejiga.

 

Después del parto

 

Si está despierta durante la cesárea, probablemente podrá cargar a su bebé inmediatamente después de nacido. La llevarán a una sala de recuperación o directamente a su habitación. Se le controlará periódicamente la presión arterial, la frecuencia cardíaca la frecuencia respiratoria y le examinara el abdomen.

Probablemente necesite guardar cama por un tiempo. Las primeras veces que se levante de la cama, deberá ayudarla una enfermera u otro adulto.

Poco después de la cirugía, se le retirará el catéter de la vejiga. Recibirá líquidos por vía intravenosa durante 1 ó 2 días, hasta que esté en condiciones de comer y beber. La incisión abdominal le dolerá durante los primero días. Su medico le prescribirá medicamentos para el dolor para que tome una vez que se le pase el efecto de la anestesia.

La estadía en el hospital después de un parto por cesárea es habitualmente de 4 días. La duración de la estadía depende de la razón por la cual se le practicó la cesárea y de cuánto tarda en recuperarse. Cuando regrese a su hogar, debería cuidarse especialmente y limitar sus actividades.

 

Al regresar a su hogar

 

El abdomen tardará varias semanas en volver a la normalidad. Mientras se recupera, puede tener:

  • Retortijones moderados, especialmente si da de mamar
  • Hemorragia o secreciones durante unas 4 a 6 semanas
  • Hemorragia con coágulos y retorcijones
  • Dolor en la incisión

Es importante que contribuya el proceso de curación. Durante algunas semanas posteriores a la cesárea, no deberá colocarse nada en la vagina ni realizar actividades arduas. Llame al médico si tiene fiebre o si el dolor empeora.

 

 

 

Finalmente…

 

Existen muchas razones por la cuales una cesárea puede ser necesaria para dar a luz a su bebé. Muchos centros de maternidad ofrecen clases de preparación para el parto y grupos de apoyo para parejas que puedan necesitar un parto por cesárea. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre le parto por cesárea, pregúntele al medico o a la enfermera.

 

Glosario

 

Anestesia: Alivio del dolor por medio de la pérdida de sensación.

Cordón umbilical: Estructura similar a una manguera que contiene vasos sanguíneos y que conecta al feto con la placenta.

Cuello útero: El extremo inferior del útero, más estrecho, que sobresale dentro de la vagina.

Desproporción cefalopélvica: Problema por el cual el bebé es demasiado grande para pasar sin riesgo a través de la pelvis de la madre durante el parto.

Monitoreo fetal: Procedimiento en el cual se utilizan instrumentos para vigilar los latidos cardíacos del feto y las contracciones del útero de la madre durante el parto.

Placenta: Órgano que provee nutrientes al feto y que se lleva los desechos de éste.

Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis femenina que contiene al feto y lo nutre mientras se desarrolla durante el embarazo.