logo-hmc
Arrow
Arrow
Slider

Laparoscopia Urológica (UROLAPAROSCOPIA)

La cirugía laparoscópica es una alternativa a la cirugía abierta tradicional, que se realiza a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal (0,5-1 cm). Insertando en ellas una cámara de vídeo (laparoscopio) y los instrumentos quirúrgicos (pinzas, tijeras, bisturí), el cirujano puede ver los órganos abdominales en un monitor de televisión y accionar sus instrumentos desde el exterior, ejecutando las operaciones sin introducir sus manos dentro del cuerpo.

La introducción de gas (CO2) favorece la visión del interior del abdomen, creando un espacio amplio para desarrollar la cirugía. La cámara ofrece una visión magnificada de los órganos abdominales, permitiendo una mayor precisión y un manejo más delicado de las estructuras vitales.

Dr. Javier Flores  y el Dr. Carlos Fajardo realizando una cirugía por laparoscopia

Operaciones que tradicionalmente necesitaban grandes incisiones entre 12 y 20 cm, con postoperatorios entre 7-15 días, hoy pueden realizarse a través de tres o cuatro pequeñas incisiones (0,5-1 cm), y la estancia hospitalaria puede ser tan corta cómo 36 horas en algunos casos.

Ventajas de la Urolaparoscopia

La tecnología nunca sustituirá la habilidad del cirujano, pero en igualdad de condiciones un cirujano experto en cirugía laparoscópica siempre proporcionará un plus de calidad y mayores ventajas frente a la cirugía convencional.

En resumen, el paciente tendrá entre otros beneficios:

  • Menos complicaciones durante y después de la cirugía.
  • Menos dolor después de la cirugía.
  • Menos sangrado.
  • Menos infecciones de herida, eventraciones y hematomas.
  • Menos fiebre e íleo.
  • Al evitar realizar grandes incisiones se obtiene mejor resultado estético.
  • Todo lo anterior permite la recuperación más rápida con estancia en el hospital más corta y retorno más rápido a su actividad habitual, laboral y física.
  • Alto grado de satisfacción.

Procedimientos laparoscópicos en Urología más frecuentes:

  • Prostatectomía radical
  • Nefrectomía simple, parcial y radical
  • Nefroureterectomía
  • Pieloplastia
  • Adrenalectomía
  • Cistectomía radical y derivación urinaria
  • Cirugía del prolapso vaginal
  • Otras enfermedades que se pueden tratar por vía laparoscópica:
    • Quistes renales, de vejiga y uraco.
    • Hiperplasia de próstata.
    • Cálculos del riñón, uréter y vejiga.
    • Estrechez del uréter.
    • Extirpación de ganglios en el cáncer de testículo, pene, vulva y melanoma.
    • Aumento del tamaño de la vejiga.